Cómo ofrecer valor con el packaging

Estuches imitacion piel para joyeria y joyas Misisipi

¿Cómo concluir una experiencia de compra perfecta? ¿Qué más podemos aportar a nuestros clientes además de la calidad y belleza de nuestras joyas?

La respuesta para terminar de forjar la sonrisa en el rostro de nuestros clientes cuando salen por la puerta puede ser el packaging, un envoltorio personalizado para cada tipo de joya y para cada destinatario. En este post ahondamos sobre la importancia del packaging en la venta de joyas y bisutería ¡Conoce cómo agregar valor a tus productos!

El packaging es un concepto muy amplio de embalaje o de paquete que en joyería y bisutería se refiere básicamente a las cajas, estuches, sobres y bolsitas. Pero este simple “envoltorio” puede ser mucho más: si lo usas de forma adecuada envolverá a tu joya o pieza de bisutería de un valor añadido. Por supuesto, el packaging, propio del final del proceso de compra, no será determinante para la venta pero sí que puede aportar algo más. Algo subjetivo y que no podemos medir: valor.

Una percepción de valor que en el marketing está ligado estrechamente a la satisfacción. En este post profundizamos en cómo ofrecer más valor a las joyas y piezas de bisutería de nuestro negocio con el packaging, teniendo en cuenta una serie de factores.

Un packaging para cada joya

Cada joya tiene un tipo de packaging determinado. Y del mismo modo que un buen estuche de joyería puede añadir valor a una joya, un packaging que se encuentra por debajo de las expectativas de un cliente puede restarlo.

Por ello, antes de comprar las cajas de joyería y de bisutería es necesario estudiar bien el tipo de productos que vamos a presentar en cada una de las cajitas y estuches. Así, dependiendo del precio y de la calidad del producto, habrá que asignar un packaging de joyas u otro: desde los elegantes estuches de madera, hasta los prácticos sobres de papel.

Encontrar este equilibrio entre nuestros productos y su packaging no es tan solo cuestión de percepción, sino que los costes también juegan un papel determinante. De este modo, podemos optar por un packaging más económico para las piezas de bisutería más sencillas y decantarnos por estuches más elegantes para la venta de alta joyería. Hay que tener en cuenta que el precio variará según el material: papel, caja de cartón, polipiel, ante, bolsitas de antelina, organza o incluso estuches de madera. De hecho, existen colecciones especiales de estuches para joyas de alta gama.

Cajas y estuches de joyerías para regalos

Ya hemos tenido en cuenta el tipo de joya o de pieza de bisutería para nuestro packaging, pero queda otra parte de igual importancia: el destinario. ¿Para quién será el regalo? ¿Con qué motivo?

Conocer el perfil de destinatario nos ayudará a escoger un buen packaging: infantil, juvenil, clásico, de detalle de bodas… Incluso podemos dar a elegir al cliente el color de su cajita para joyas o de su estuche.

Hay que tener en cuenta que muchas de las piezas de joyería y de bisutería que se adquieren son para regalo, por lo que si se opta por envolver la cajita también se pueden añadir etiquetas o pegatinas con un mensaje personalizado.

Las bolsas: imprescindibles en el packaging de joyería

Otro elemento imprescindible en el packaging de joyería es la bolsa. La mayoría de las veces se trata de bolsas de papel, que suelen incluir una cinta de algodón trenzado o bien asa de satén para darle un aire más elegante.

El logotipo: un packaging para no olvidar

Por último, después hablar de todo el packaging orientado a los gustos del cliente, es el momento de incluir nuestra seña de identidad en las cajas para regalos, los estuches para joyería o incluso en las bolsas de  papel. ¿Cómo hacerlo?

Imprimir el logotipo en tu packaging es una forma de hacer recordar tu establecimiento por mucho tiempo. Si nuestro objetivo se ha cumplido y el cliente ha quedado satisfecho, es una buena forma de hacerle recordar cuál fue la joyería o la tienda de bisutería donde lo compró.

Como hemos visto, el packaging ayuda de forma sutil a que nuestros clientes nos visiten de nuevo y aporta valor al proceso de venta de joyas. Todo para conseguir el reto más preciado: la satisfacción del cliente.